Los niños pequeños tienen una característica sorprendente: percibir y memorizar rápidamente la nueva información recibida. Los datos y la información que son difíciles de recordar y que se dan a un adulto son “captados sobre la marcha” por niños y niñas pequeños.

Un idioma extranjero juega un papel importante para una persona exitosa moderna. Es por ello que los padres se esfuerzan para que adquieran conocimientos de inglés, francés o alemán a una edad temprana.

Para que las clases sean efectivas, es necesario despertar un interés sincero en un hijo o hija. Solo en este caso, las lecciones darán el resultado deseado.

Para los niños en edad escolar, un idioma extranjero es solo una materia más en la escuela, donde solo se lleva a cabo el aprendizaje formal. El niño siente la necesidad de estudiar de la misma manera que resuelve problemas matemáticos o escribe un ensayo. Por lo tanto, los estudiantes no se sienten entusiasmados y no están interesados ​​en aprender inglés, francés u otro idioma. El ambiente formal provoca baja eficiencia del proceso educativo.

Vale la pena señalar que, según datos y estudios oficiales, los jóvenes estudiantes adquieren mejores conocimientos a la edad de tres a diez años. Es durante este período que se desarrolla su hemisferio derecho. ¿Cómo despertar el interés por una lengua extranjera a esta edad?

Los expertos dan cinco recomendaciones de franquicia Helen Doron que ayudarán a los padres a organizar de manera competente el proceso de aprendizaje:

1. Tutores

Es recomendable utilizar los servicios de tutores que ofrecen lecciones de acuerdo con métodos especialmente desarrollados para jóvenes estudiantes. Son las lecciones individuales las que ayudarán a obtener el resultado deseado, ya que el maestro desarrolla un programa especial teniendo en cuenta las habilidades del futuro alumno y otros factores importantes.

Es muy importante que el docente seleccionado tenga amplia experiencia trabajando con un público infantil, por ejemplo, tenga experiencia en la escuela. Al elegir, debe prestar atención a las reseñas de los antiguos alumnos y sus padres.

Alemán, francés e inglés a través de Skype es una excelente opción moderna de aprendizaje a distancia que ahorra tiempo y dinero.

2. Comunicación

Es muy importante sumergir a los niños en el entorno lingüístico. Para consolidar el conocimiento recibido del tutor, debe mirar regularmente dibujos animados y videos junto con él, que son interesantes para el “niño prodigio”. Al ver, necesita comunicarse: hacer preguntas o responderlas.

3. Cree un entorno lingüístico activo

Si los padres hablan un idioma extranjero, debe intentar comunicarse constantemente en él. A los niños les gusta parecer “inteligentes”, así que puedes preguntarles cómo sonará este o aquel objeto, cosa o producto en francés, alemán o inglés, fingiendo que no sabes la respuesta correcta.

4. Juego

Cualquier niño domina el habla extranjera varias veces mejor si el aprendizaje se lleva a cabo de una manera lúdica. Por ello, es importante que tanto el tutor como los padres presenten los conocimientos necesarios con la ayuda de juguetes, etc.

5. Interés sincero

El niño a menudo no muestra que algo no le está funcionando y, debido a esto, pueden surgir complejos que interferirán mucho en el futuro. Los padres a menudo ven esto, pero en ciertas situaciones no se dan cuenta.

Por lo tanto, es muy importante preguntar cuidadosamente a su hija o hijo: en qué no tiene éxito, qué es difícil, qué problemas tiene al enseñar un idioma extranjero. Bajo ninguna circunstancia debe levantar la voz o maldecir.