Desde Abogados Talca nos comentaron diversos pros y contras de las competencias de los juristas a nivel de la sociedad. El abogado está en el corazón de la sociedad.

Este es una pieza importante en todas las áreas más sensibles:

  • Junto a las familias cuando se rompen;
  • Está con las víctimas o los acusados en los juicios penales, asegurando un equilibrio entre los intereses individuales y colectivos;
  • Se pone de pie con los empleados o los empleadores para hacer que la ley se escuche en las disputas sociales;

Interviene ante el Tribunal de Distrito en disputas de alquiler, disputas de vecindario.

  • Está con los menores, que han salido de las filas o que sufren de una falta de atención por parte de su familia;
  • Interviene en la escuela o comités disciplinarios profesionales;
  • Defiende a los más aislados, como los solicitantes de asilo, los extranjeros perdidos en el laberinto de nuestras reglas cada vez más opacas; personas hospitalizadas bajo coacción ;

Participa en la realización de contratos; asesora a empresas.

La letanía de sus campos de intervención demuestra hasta qué punto el abogado es un actor importante en la sociedad; el derecho es esencial para que una sociedad se organice armoniosamente; el abogado es su conductor.

En un contexto económico difícil, fuente de tensiones sociales, no es necesario recordar que la ley, tanto por las protecciones que ofrece como por las obligaciones que impone, constituye el fundamento de un pacto de vida en la sociedad del que los abogados son parte y garantes.

Comprometidos diariamente en el servicio público de la Justicia, son los vigilantes de las libertades de un Estado de Derecho cuyo primer deber es garantizar el buen funcionamiento de la justicia y la ayuda que pueden proporcionar a los ciudadanos.

Esta asistencia se expresa de diferentes maneras, en particular por las acciones voluntarias de los abogados que todavía son demasiado desconocidos para el público en general.

Los abogados brindan consultas gratuitas durante todo el año a los litigantes, en juzgados, ayuntamientos, sobre el “Bus Solidario” yendo a conocer a los más desfavorecidos o en el marco de eventos anuales, como el del abogado en la ciudad que inicié en asociación con el Ayuntamiento, permitiendo dar respuestas a las múltiples preguntas que cada uno encuentra en

El abogado involucrado en la sociedad es también el que se toma su tiempo para sensibilizar a las generaciones más jóvenes despertando su sentido cívico.

Pero el abogado del siglo XXI no es solo un experto en asuntos legales. Él sabe cómo tener en cuenta el estrés del cliente, la dimensión psicológica del problema que se le plantea. Por lo tanto, puede ayudar a las partes a encontrar soluciones alternativas. En la mediación, por ejemplo, si es un mediador o un abogado de una parte, promueve el restablecimiento de los lazos sociales, participa en la construcción de una justicia innovadora, con un rostro humano.

Finalmente, no olvidemos que el abogado, actor de la sociedad, es también el que se invierte en la vida colectiva, la vida política y la vida asociativa, para infundir ideas, propuestas, acciones.