Los migrantes que han esperado en México y en otros lugares para conseguir citas con el fin de cumplimentar sus solicitudes de asilo en Estados Unidos enfrentan una mezcla de esperanza y frustración, con webs y líneas telefónicas saturadas, ante el inicio del proceso por parte de Estados Unidos, algo que cerró el anterior presidente Donald Trump.

En los primeros cinco días desde que la administración del actual presidente estadounidense Joe Biden comenzó a procesar a los miles de solicitantes de asilo que esperaban en México, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) registró a 12.000 personas.

Los nuevos obstáculos son mejores que la espera

Los obstáculos son mucho mejores que la aparentemente interminable espera, sobre todo en las miserables condiciones de decenas de miles de solicitantes de asilo que se han visto obligados durante años a elegir entre esperar en México o regresar a Centroamérica.

Esto formaba parte del programa Permanecer en México, implementado por la administración Trump en enero de 2019 con el fin de desalentar a los solicitantes de asilo haciéndolos esperar en México en lugar de liberarlos con órdenes de comparecer en futuras citas judiciales en Estados Unidos.

4.000 niños a la espera

Según datos preliminares de ACNUR, de las 12.000 personas que se han registrado, unos 4.000 son niños o dependientes.

Además, unas 1200 de las registradas lo hicieron desde fuera de México, lo que sugiere que podrían haber ingresado ilegalmente al país después de hacer su solicitud de asilo inicial.

Los otros se registraron desde Centroamérica, donde regresaron a sus países de origen en lugar de permanecer en las a menudo peligrosas ciudades mexicanas en la frontera.

La semana pasada, el Gobierno de Estados Unidos comenzó a procesar a una pequeña cantidad de solicitantes de asilo con casos activos en San Diego y ya ha empezado en El Paso.

Confusión

Sin embargo, en las últimas semanas, ha habido un goteo de migrantes que dicen haber cruzado con éxito la frontera y ser liberado en Estados Unidos, lo que añade más angustia y desazón a la gente que lleva esperando más de un año en México.

Matt Leas, portavoz del Departamento de Seguridad Nacional estadounidense, afirmó que la administración de Biden estaba trabajando para reconstruir un “sistema de inmigración diezmado en los últimos cuatro años”, en referencia a la política anti inmigratoria de Trump.

Los solicitantes de asilo a quienes aún no se les ha dado una cita para ser procesados en la frontera dicen que siguen “ansiosos y preocupados” por asegurarse de tener un lugar en la fila.

Una plataforma online creada por ACNUR que permite a los migrantes registrarse para una cita en la frontera ha sido una fuente de confusión por todos los requisitos que se pedían en cuatro páginas de formulario y en una web que constantemente se cae.

En ese formulario, se incluye información de sus documentos judiciales, que los funcionarios de la ONU utilizarán para identificar qué migrantes son más vulnerables y deben priorizarse para su procesamiento, así como la edad, salud, si es víctima de delitos o traumas o si es madre soltera con hijos.

Visita dices.mx para leer más noticias sobre Análisis político.