Tanto si eres autónomo como propietario de una pequeña empresa, la facturación es un componente crucial de tu negocio si quieres mantener un flujo de caja positivo. El problema es que la facturación no siempre es tan sencilla para www.vtr.cl pagar. En algunas circunstancias es sencilla y tiene sentido, como enviar a un cliente 10 camisas por 15 euros la camisa y luego facturarle 150 euros.

Pero qué pasa con las facturas no tan claras en las que tienes que describir el trabajo que supone para el cliente. Este escenario puede llegar a ser problemático, ya que puede dar lugar a malentendidos, preguntas y confusión, lo que en última instancia puede retrasar el pago.

Llevo tiempo en el mundo de la facturación. Nuestra empresa ha enviado más de un millón de facturas hasta la fecha. Sabemos lo que cuesta cobrar. Para evitar los retrasos más comunes, he aquí siete formas de facturar a tus clientes sin caer en excesos técnicos.

1. Acuerda las condiciones antes de empezar.

Antes de empezar a trabajar con un cliente o venderle productos, ambos deben acordar una serie de condiciones. Estas condiciones deben ser claras;

Cuando describas los términos, asegúrate de que no sean ambiguos o difíciles de entender porque hayas utilizado la jerga del sector. Sea lo más descriptivo posible, pero exponga los hechos con sencillez. Asegúrese de que los términos son fáciles de entender para su cliente.

2. Utilice el lenguaje adecuado en su factura.

Hablando de usar el lenguaje correcto, sus términos no son el único contenido escrito que debe evitar el uso de la jerga que rara vez contiene algo más que términos específicos de la industria. La factura real también puede incluir un lenguaje confuso. Por ejemplo, si la factura incluye el “Neto 30”, el cliente puede no darse cuenta de que ese término significa que la factura debe pagarse en los 30 días siguientes a la fecha indicada en la factura.

En lugar de usar “Neto 30”, utilice términos en inglés sencillo como “30 días”. O, si realmente quiere ser claro en cuanto a la fecha de vencimiento, simplemente indique la fecha exacta en la que vence la factura.

3. Aléjate del excel y apuesta por herramientas basadas en la nube.

Si todavía confías en el papel -o en los sistemas basados en Excel- para realizar el seguimiento y la facturación de tus clientes, entonces deberías cambiar a una solución online. A estas alturas no hay excusa para no tener un sistema basado en la nube que pueda hacer un seguimiento y enviar las facturas con rapidez. Muchos de ellos son gratuitos. Esto no sólo acelera el proceso de facturación, sino que también evita cualquier error manual de los miembros del equipo.

4. Crea facturas claras y fáciles de entender.

Alejarse de la jerga de facturación es un comienzo. Pero también puedes confundir a los clientes si incluyes jerga del sector en tus facturas. Digamos que eres un codificador y facturas a tu cliente por trabajar en SQL. A menos que sepas que la persona que te paga está familiarizada con esta abreviatura, probablemente no va a entender qué es exactamente lo que le estás facturando. En este caso, debes incluir una descripción en inglés sencillo del trabajo que has realizado para el cliente.